Los colmillos altos son una de las alteraciones más frecuentes en los caninos, que son las piezas dentales con terminación puntiaguda que utilizamos para desgarrar los alimentos.

A primera vista, los colmillos altos afectan negativamente a la estética de la sonrisa. Sin embargo, pueden ser aún más preocupantes las consecuencias que tienen en la salud bucodental.

¿Qué son los colmillos altos?

Los colmillos altos, también llamados montados, son una alteración relativamente habitual. Dicho trastorno tiene su origen en el propio proceso de erupción dental. Los caninos son uno de los últimos dientes en salir. Por ello, cabe la posibilidad de que, cuando lo hagan, no encuentren el espacio necesario para erupcionar por completo.

Como consecuencia, se quedan retenidos o bloqueados en la parte alta de la encía. Esta circunstancia es especialmente frecuente en los niños que han perdido dientes de leche de manera prematura o que han visto alterado el orden habitual en el proceso de erupción. Por ejemplo, puede suceder cuando algún premolar erupciona antes que los colmillos.

Los colmillos altos afectan, especialmente, a niños y adolescentes. Sin embargo, si no se corrigen, la persona llegará a la edad adulta con dicha alteración.

¿Se pueden prevenir los colmillos altos?

Los colmillos altos sí se pueden prevenir. En este caso, es posible detectar la falta de espacio con un diagnóstico radiográfico a edades tempranas. Con ello, se puede prevenir el bloqueo eruptivo de los colmillos mediante tratamientos como expansores o disyuntores de paladar.

Para prevenir los colmillos altos resulta recomendable acudir al ortodoncista desde una edad temprana, en concreto, entre los cinco y seis años. De este modo, el especialista podrá diagnosticar la posible necesidad de tratamiento en casos de falta de espacio y   valorar el riesgo de presentar caninos altos.

Consecuencias de tener los colmillos altos

Los caninos son los dientes más largos de la boca y tienen una característica terminación puntiaguda que los hace aptos para desgarrar los alimentos.

Además, se sitúan en la zona media de la dentadura. Concretamente, entre los incisivos laterales y los premolares. Todo ello hace que jueguen un papel fundamental en la salud, funcionalidad y estética de la boca.

En primer lugar, unos colmillos altos tienen consecuencias para la limpieza de los dientes. El hecho de que estén montados o mal colocados impide al cepillo de dientes acceder a toda la superficie dental. Esto provoca la acumulación de bacterias y puede derivar en la aparición de caries, gingivitis o periodontitis.

Igualmente, unos colmillos altos no permiten una buena mordida. Por tanto, los dientes de la arcada superior no contactarán adecuadamente con los de la inferior. En consecuencia, se producirá un desgaste rápido e irregular en determinadas piezas dentales (aquellas que sufren los contactos inadecuados).

Los colmillos tienen un papel fundamental en los movimientos mandibulares durante la masticación, ya que guían a la mandíbula cuando comemos. Por tanto, una de las funciones más importantes de los caninos es la de proteger al resto de dientes. 

Por último, los caninos altos tienen consecuencias estéticas. Los caninos se sitúan en la zona media de la boca, por lo que son visibles al sonreír. Además, su terminación puntiaguda hace que llamen especialmente la atención. Por ello, el hecho de que estén montados afeará, irremediablemente, la sonrisa.

Tratamiento de los colmillos altos

En líneas generales, podemos decir que la solución a los colmillos altos pasa por un tratamiento de ortodoncia. En este punto, conviene distinguir entre dos opciones: la ortodoncia interceptiva (dirigida a niños) y la ortodoncia correctiva (enfocada a adolescentes y adultos).

Por un lado, dentro de la ortodoncia interceptiva englobamos todos aquellos tratamientos encaminados a expandir la arcada dentaria, con el objetivo de crear el espacio necesario para que los colmillos puedan erupcionar por completo. Además, este tipo de tratamientos infantiles tienen la misión de guiar el crecimiento de los dientes.

Por otro lado, llamamos ortodoncia correctiva a los tratamientos basados en brackets y alineadores transparentes. Generalmente, estos aparatos se usan a partir de los 11 o 12 años.

¿Cuánto tiempo tarda en bajar un colmillo alto?

El tiempo que tarda en bajar un canino alto puede ser muy variable en función de distintas circunstancias. Por ejemplo, la edad de la persona o la situación del colmillo (su posición, angulación y altura).

En general, podemos decir que los tratamientos de ortodoncia para corregir los colmillos altos pueden oscilar desde los seis hasta los doce meses. Independientemente de esto, será necesario valorar si el paciente presenta otras maloclusiones dentales, lo que podría incrementar el tiempo de tratamiento.

En cualquier caso, para obtener una respuesta más concreta y personalizada es fundamental acudir a nuestra clínica dental y ser valorado por los ortodoncistas. En una primera visita gratuita los profesionales podrán estimar la duración y resolver cualquier otra duda que tenga el paciente.