Carillas de Porcelana

Las carillas dentales de porcelana adheridas al diente natural  han significado un logro muy importante para el mundo de la odontología estética . Son una opción estupenda para mejorar la armonía y funcionalidad de los dientes, ofreciendo además un alto grado de compatibilidad a largo plazo con los demás tejidos que rodean al diente ya que son materiales biocompatibles.

La carilla consiste en una fina capa de porcelana resultado de la fusión de finísimas láminas cerámicas que se unifican en un bloque dando la forma y textura del esmalte. Su principal objetivo es proporcionar un aspecto natural  a los dientes. De la misma forma dan una fuerza y ​​resistencia muy parecida a la del diente natural. 

La porcelana es el material más usado para mejorar la sonrisa de aquellos que buscan hacer ligeras mejoras de posición, forma, tamaño o color en sus dientes  generalmente abarcando la zona anterior de la boca. Son la elección más recomendada en situaciones en las que el diente original presenta color oscuro, formas irregulares o múltiples empastes amarilleados por el paso del tiempo o por hábitos como el consumo de tabaco y bebidas que tiñen los dientes como el vino o café. En algunos casos las carillas de porcelana también se utilizan para tratar  algún problema estructural como por ejemplo tinciones por tetraciclinas o fluorosis.

Otra ventaja  importante, es la funcionalidad  que tienen para cerrar los espacios entre los dientes, dar mejor aspecto a dientes fracturados y para situaciones en las que la posición de los dientes se ve comprometida ligeramente, dando lugar a problemas menores. Además, funcionan muy bien para aquellas personas que no responden satisfactoriamente a tratamientos de blanqueamiento dental. En estas situaciones, una carilla de porcelana puede ser la mejor solución ya que mejora el color y la naturalidad de los dientes.

Para la colocación de las carillas de porcelana se necesita hacer una pequeña preparación de la superficie dentaria, con el objetivo de poder tener una correcta retención y sellado en la unión entre la carilla y diente y así evitar desadaptaciones que provoquen la acumulación de bacterias en el área. No es necesario, desgastar en exceso los dientes para colocarlas como sería en el caso de las fundas o coronas. 

El tratamiento se suele realizar en 2 o 3 sesiones, dependiendo del caso. Con los sistemas adhesivos de última generación, podemos decir que estos tratamientos son de larga duración, con una vida media de aproximadamente unos 20 años como mínimo.

La gran capacidad de mantener un  buen estado a largo plazo ha demostrado que  las carillas de porcelana en comparación con otros tratamientos estéticos, como reconstrucciones de composites o blanqueamientos, dan unos resultados más predecibles y estables, ya que estos últimos han demostrado no ser tan estables, siendo necesario un mantenimiento mucho más exhaustivo y en algunos casos, como por ejemplo en pacientes fumadores o consumidores de café, los dientes tienden a oscurecerse.

Las carillas dentales de porcelana tienen una alta dureza tanto por su adhesión como por su composición y por lo tanto, un riesgo de fractura muy bajo, no llegando ni siquiera al 3%. Esta estabilidad que nos proporcionan las carillas tanto en su color y forma como en su estabilidad en la adhesión hace que los cambios de temperatura  no sean un riesgo en cuanto a su vida media. 

¿Cuáles son los principales usos de las carillas de porcelana?

  • Corregir la forma de los dientes.

  • Mejorar o cambiar su color.

  • Alinear dientes mal posicionados.

  • Conseguir que se vea menos encía al sonreír.

  • Cerrar espacios entre los dientes.

  • Hacer desaparecer los espacios negros que en ocasiones se ven en las encías.

¿Cuáles son los principales beneficios de este tratamiento?

  • Las carillas de porcelana mantienen el color y el brillo de forma permanente.

  • No se tiñen con café, vino, tabaco, etc.

  • Son de una dureza superior al propio esmalte dental.

  • No necesitan un mantenimiento o cuidados específicos más allá de los que necesitan los dientes normalmente.

  • Es un tratamiento diseñado para respetar al máximo la textura dental, por lo tanto, es el menos invasivo de todos los tratamientos de este tipo.

¿Cuanto me puede costar mejorar mi sonrisa?

En cuanto al precio, dependerá del tipo de diseño, complejidad y de la selección de las cerámicas que se vayan a usar en el tratamiento.

En este tipo de tratamientos, hay dos aspectos muy importantes a tener en cuenta:

  • Un diseño de sonrisa y de la forma de los dientes que garantice naturalidad.
  • La elección idónea de la mezcla de cerámicas combinando resistencia con estética.

Las carillas dentales de porcelana han contribuido al éxito social de muchas personas que gracias a ellas pudieron recuperar la seguridad en si mismas y la autoestima, mejorando sus relaciones personales y laborales, entre otros factores.

Hoy podemos hablar de un 95-97% de éxito en este tratamiento, transcurridos incluso veinte años desde su colocación, siempre y cuando el asesoramiento haya sido el adecuado y la técnica de ejecución impecable.

¿Cómo nos sentimos cuando nos hemos sometido a este tipo de tratamiento estético?

En ocasiones, los pacientes que se han sometido a este tratamiento pueden percibir las carillas de porcelana muy grandes, abultadas, demasiado blancas… invadiéndoles un sentimiento de decepción. 

En nuestra clínica nos anteponemos a este tipo de situaciones realizando un estudio previo de la sonrisa del paciente. En este estudio nos adaptamos a la forma  natural del diente y color además de tener en cuenta sus características faciales. Nuestro principal objetivo es buscar la naturalidad, sumando a la sonrisa del paciente un aspecto saludable y armónico.