Dado que existen distintos tipos de blanqueamiento dental hay muchas personas que no saben qué tratamiento elegir o cuál es el mejor. Como te explicaremos a lo largo de este artículo, la respuesta a esta pregunta depende del caso de cada paciente, ya que cada uno de los blanqueamientos está diseñado para cumplir unas necesidades concretas.

Por este motivo, en Pérez Saavedra realizamos un completo estudio de cada paciente antes de determinar cuál es el tipo de blanqueamiento más adecuado para su caso. Pero, para que vayas haciéndote una idea de cómo es cada uno, en los siguientes apartados te explicaremos sus principales características.

¿Cuáles son los tipos de blanqueamiento dental?

En un primer momento, podemos hablar de dos grandes tipos de blanqueamiento dental: externo e interno. A su vez, el blanqueamiento externo puede ser en clínica, desde casa o combinado.

1- Blanqueamiento dental externo

Este tipo de blanqueamiento dental sirve para aclarar varios tonos el esmalte de todos los dientes. Es decir, el blanqueamiento dental externo actúa sobre el conjunto de la sonrisa.

Para ello, se aplica sobre los dientes un producto blanqueador, ya sea con la ayuda de una lámpara (en la clínica dental) o con unas férulas (en casa).

Sea cual sea el caso, en nuestra clínica dental realizamos previamente un estudio bucodental detallado del paciente. Aunque el blanqueamiento tenga una finalidad meramente estética no hay que olvidar que estamos ante un tratamiento médico.

Esto implica que, aunque sean prácticamente insignificantes, el blanqueamiento puede tener una serie de contraindicaciones y efectos secundarios que es necesario valorar.

Con dicho estudio, nos aseguramos de que el paciente es apto para el tratamiento y de que no padece ninguna enfermedad bucodental. En caso de que sufra alguna (caries, periodontitis…) será necesario tratarla antes de iniciar el blanqueamiento.

Blanqueamiento dental en clínica

Como su propio nombre indica, este tipo de blanqueamiento dental se realiza, íntegramente, en la consulta del dentista. Para ello, el dentista hace uso de un gel blanqueador que contiene peróxido de hidrógeno o peróxido de carbamida.

Tras proteger las mucosas y aplicar el gel sobre el conjunto de los dientes, el odontólogo coloca la lámpara, que puede ser tanto láser como de luz fría o LED. Dicha lámpara ayuda a potenciar el efecto blanqueador del gel.

Tras esta sesión, que suele tener una duración de entre 10 y 20 minutos, el paciente podrá observar un aclaramiento en el color de sus dientes. Sin embargo, en función de las tinciones que presente cada persona, puede ser necesario llevar a cabo una o dos sesiones más para terminar de blanquear los dientes.

Blanqueamiento dental desde casa

Al contrario que el tratamiento anterior, este tipo de blanqueamiento dental se lleva a cabo, íntegramente, en casa del paciente. Para ello, lo primero que hacemos, tras realizar el estudio inicial, es fabricar unas férulas a medida.

En el plazo aproximado de una semana habremos confeccionado las férulas y se las entregaremos al paciente junto a un gel blanqueador. A continuación, ofreceremos todas las instrucciones pertinentes acerca de su uso y la persona podrá marcharse a su casa e iniciar el blanqueamiento esa misma noche.

Normalmente, el paciente tendrá que llevar las férulas (con el gel blanqueador) durante cuatro o seis horas al día, a lo largo de un periodo de dos semanas. Sin embargo, esta indicación dependerá del caso de cada persona.

De cualquier manera, lo que sí es importante tener en cuenta es que las férulas pueden ser llevadas durante toda la noche, en las horas de sueño. Es decir, aunque la indicación mínima sea usarlas durante cuatro o seis horas, no es contraproducente llevarlas más tiempo. Simplemente, al cabo de esas cuatro o seis horas, el gel dejará de hacer efecto, pero no tendrá ninguna consecuencia perjudicial para los dientes o las mucosas.

Blanqueamiento dental combinado

Como su propio nombre indica, este tipo de blanqueamiento dental es el que aúna ambos procedimientos: en clínica (con lámpara) y en casa (con férulas).

Por lo general, el blanqueamiento dental combinado -también llamado mixto– se inicia con la sesión de lámpara, ya sea láser o de luz fría o LED. Tras esto, entregamos al paciente el kit de férulas y gel blanqueador para que continúe con el tratamiento desde su casa.

Al cabo de dos semanas, aproximadamente, la persona volverá a la clínica dental para que el odontólogo valore el resultado y determine si es necesario realizar una nueva sesión de lámpara.

2- Blanqueamiento dental interno

A diferencia de los tratamientos anteriores, este tipo de blanqueamiento dental se lleva a cabo en un solo diente, no en el conjunto de la sonrisa. Y, más concretamente, se realiza en una pieza dental previamente endodonciada.

Los motivos por los que una pieza dental puede requerir una endodoncia son varios. Los más frecuentes son una caries o una fractura severas. Lo que tienen en común ambas circunstancias es que, tras la endodoncia, el diente suele adquirir un aspecto más amarillento y mate. Esto se debe a la propia pérdida de vitalidad que experimenta el diente con el tratamiento de endodoncia.

Por ello, hay muchas personas que, tras una endodoncia, deciden recurrir a un blanqueamiento interno para tratar de disimular la decoloración sufrida por el diente, y así asemejar su tono al del resto de piezas dentales.

Dicho esto, es conveniente destacar que, en el caso del blanqueamiento interno, la aplicación del agente blanqueador no se realiza sobre el diente, como ocurre con los blanqueamientos externos. Por el contrario, en el blanqueamiento interno resulta necesario aplicar el producto en el interior de la estructura dental.

Para ello, el dentista debe realizar una apertura en la corona del diente y, a través de ella, acceder a la cavidad pulpar en la que anteriormente se llevó a cabo la endodoncia. Tras limpiarla y desinfectarla, aplica el gel blanqueador. Una vez hecho esto, sella la cavidad pulpar de manera temporal.

Al cabo de unos días, el paciente vuelve a la consulta para que el odontólogo valore el tono adquirido por el diente. En el caso de que los resultados sean satisfactorios, sella la cavidad pulpar de manera definitiva y reconstruye el diente con composite (para tapar el acceso previamente creado).

¿Qué blanqueamiento dental es mejor?

En el caso de que se quiera aclarar el conjunto de la sonrisa, el blanqueamiento dental combinado es el más eficaz de los tres tipos de tratamientos mencionados. Esto se debe a que consigue un doble efecto.

En primer lugar, aclara los dientes de manera muy rápida, en una o varias sesiones. Además, hay que tener en cuenta que la sesión de lámpara se realiza en la clínica dental, bajo control directo del profesional. Esto hace que podamos usar unas concentraciones de agente blanqueador superiores a las que el paciente utiliza en su casa.

En segundo lugar, el blanqueamiento dental combinado se beneficia del efecto de las férulas. El hecho de que sea un tratamiento de acción continuada (durante unas dos semanas), ayuda a reforzar el color conseguido, a que los resultados se asienten y a que duren más tiempo.

Todo ello hace que, en la mayoría de las situaciones, se considere que el blanqueamiento dental combinado es el mejor de todos.

Dicho esto, es fundamental tener en cuenta las particularidades de cada paciente. Es decir, el blanqueamiento dental combinado puede ser la mejor opción para una persona que tiene los dientes muy amarillos (por un alto consumo de tabaco o café, por ejemplo).

En cambio, en pacientes jóvenes que presentan leves tinciones o en personas que se han hecho un blanqueamiento dental con anterioridad, puede ser suficiente con el uso de las férulas.

¿Cuánto cuesta el blanqueamiento dental?

El precio del blanqueamiento dental varía en función del tipo de tratamiento:

  • Blanqueamiento dental en clínica (ya sea con lámpara láser o de luz fría o LED): su importe oscila entre los 150 y los 200 euros, por sesión.
  • Blanqueamiento dental desde casa: el precio se sitúa entre los 300 y los 350 euros, por unas dos semanas de tratamiento.
  • Blanqueamiento dental combinado: suele costar entre 400 y 500 euros.
  • Blanqueamiento dental interno: el precio aproximado oscila entre los 120 y los 140 euros, por diente.

Esperamos que este artículo te haya servido para hacerte una idea sobre qué tipos de blanqueamiento dental hay y en qué casos se recurre a cada uno. Sin embargo, si sigues teniendo dudas, te invitamos a acudir a Pérez Saavedra. En una primera visita sin coste, uno de nuestros odontólogos especializados en Estética Dental te valorará y te dirá cuál es el mejor blanqueamiento dental para ti.